8 consejos para trabajar desde tu propia casa

Escrito por Un Tipo Serio el 5 de Septiembre de 2014

Trabajar desde casa: el sueño que todos quieren y poco se atreven. Aunque, con los desarrollos tecnológicos de los últimos años, definitivamente son cada vez más las personas que solo necesitan una buena conexión de internet para emprender su propia empresa, negocio o simplemente ejecutar su oficio desde la comodidad de su sala, sentado en su sillón favorito.

Todo parece muy bueno para ser verdad, y la dura realidad es que nada es perfecto. Trabajar desde casa requiere tener una disciplina férrea y una administración del tiempo mucho más eficiente. El riesgo de caer en distracciones y desperdiciar el tiempo es muy alto. Por eso te traemos estos consejos para que logres evitar los típicos tropiezos iniciales en los que caen los emprendedores hogareños:

 

1. Programa varios descansos al día

Algunas personas sienten la presión de que, por estar todo el día en casa, deben trabajar corrido hasta altas horas de la noche. La realidad es que ni tu cuerpo ni tu mente lo aguantarán y terminarás más cansado y siendo menos productivo. Es por esto que tomar descansos siempre es importante, pero debes programarlos, no dejarlos al azar (esto último te traerá dispersión y desorganización).

Así, programa una caminata diaria por tu urbanización o por un parque cercano, por ejemplo. O la pausa para sacar a tu mascota. Esto generalmente ayuda a mejorar tus niveles de movimiento, así como tu productividad cerebral.

 

2. Dale rienda suelta la comodidad

Busca un lugar adecuado, donde recibas la cantidad suficiente de luz y de circulación del aire. Una silla y un escritorio cómodos. En estos casos el confort se traduce en comodidad y para esos debes acondicionar un lugar (fuera de la habitación) donde tengas tranquilidad y no tengas distracciones. Ojo: confort no significa descanso. Tu lugar de descanso por eso debe ser otro.

 

3. Aprovecha las primeras horas del día

Esto es una mala noticia para los trasnochadores, pero los estudios demuestran que las personas más exitosas se levantan temprano. Haz el esfuerzo y verás la diferencia. La mente y el cuerpo, una vez descansados, son más productivos las horas de la mañana (claro, para lograr eso debes acostarte temprano).

No hace falta ponerse una camisa y una corbata, pero trata de respetar tu horario como el de tu propia oficina y salir de las obligaciones más pesadas antes de la hora de almuerzo.

 

4. Dile NO al multitasking

Eso de realizar muchas tareas al mismo tiempo es algo característico del siglo XXI. Pero aunque se podría aplicar para cierto tipo de obligaciones, no existe ningún estudio que compruebe que esa sea la mejor manera de ser productivo. Concentrarte en una sola cosa a la vez mantendrá tu disciplina y evitará que caigas en distracciones típicas como la revisión de las redes sociales o iniciar una conversación vía chat instantáneo.

 

5. Mantente hidratado

Una vez más, el agua, elemento básico de todo plan de bienestar. Para ser productivo hay que estar sano. Y la hidratación es clave para el buen funcionamiento de todo el organismo, de lo contrario tendrás problemas severos de concentración.

Una botella de un litro o litro y medio al lado de tu sitio de trabajo ayudará a que no pases esto de lado.

 

6. No salgas de tu casa sin ningún propósito claro

Obviamente, por trabajar en casa no suspenderás todas las actividades de tu vida cotidiana. Ir al gimnasio, hacer las compras en el supermercado, recoger a tus hijos en la escuela son tareas que debes seguir cumpliendo. Incluso programar una salida semanal al cine. Pero debes evitar salir por salir, buscar el ocio para evadir tus responsabilidades. Con eso solo conseguirás desperdiciar tu tiempo. Debes mantener centrado tu norte y tus propósitos.

 

7. Trata de no dejar tareas pendientes para el día siguiente

Es importante organizarse cada día y fijarse metas. Pero aún más importante resulta, obviamente, cumplirlas. De lo contrario, irás dejando una lista de cosas pendientes que seguirá rotándose de manera infinita. Habrá días de sacrificio donde trabajarás hasta tarde, pero si logras completar todos los días tu lista de ‘pendientes’ consolidarás una rutina productiva.

Y, lo más importante, no te vayas a la cama preocupado por la tarea que no has terminado. Interrumpirás tu descanso y afectarás los días posteriores.

 

8. Imponte entregas

Como si estuvieras en tu época universitaria. Establece plazos de entrega por cada nivel de tu proyecto (una cifra de ventas, una culminación de propuestas, etcétera). Variará según la naturaleza de tus responsabilidades, pero lo importante es monitorear tus procesos diarios, semanales, mensuales y anuales.

 

Con información de SoyEntrepreneur.com

Etiquetas:

Comentarios