9 razones para… ¿no ver pornografía?

Escrito por Un Tipo Serio el 10 de diciembre de 2013

WATCHING-PORN-destacado

Con lo sencillo y accesible que implica ver pornografía en la actualidad, el columnista de la revista GQ estadounidense, Scott Christian, se pregunta ¿cuáles serán los efectos de esto en nuestra vida sexual? Varios investigadores médicos y psicológicos alrededor del mundo se han hecho la misma pregunta.

De acuerdo al portal web ProjectKnow.com, existen 429 millones de páginas web pornográficas en todo el mundo, lo que deja un estrecho margen a las páginas no pornográficas en términos proporcionales. Científicos de la Universidad de Cambridge estudiaron los escaneos cerebrales de un grupo de personas diagnosticadas como adictos al sexo y comprobaron las similitudes alarmantes que guardan con los adictos a las drogas.

La cuestión es que esa cantidad inmensa e ilimitada de páginas pornográficas a nuestra disposición las 24 horas del día está comenzando a tener efectos en nuestro cerebro, nuestras relaciones personales e incluso sobre nuestro cuerpo (claro, no hablamos de eso mitos urbanos de quedarte ciegos o de que te crecerá pelos en las manos).

Una encuesta reciente realizada a través de la red social Reddit, impulsada por un grupo que promueve la abstinencia hacia la masturbación a través del consumo de pornografía, ha ayudado a los investigadores a entender mejor los efectos de estos contenidos “triple X” en nuestra vida. Y aunque ningún resultado hasta ahora puede tomarse como conclusivo, hay ciertos datos estadísticos que nos deberían hacer  tomar una pausa para reflexionar.

A partir de estos datos, Scott Christian nos trae 9 razones  por las cuales puede ser buena idea darle una pausa al porno:

 

1. Las personas que son adictas al porno manifestaron una reducción en la excitación con el mismo compañero o compañera sexual. Y esto es porque el umbral de nuestra para lograr nuestra excitación se va extendiendo cada vez más. Queremos ver y sentir siempre algo nuevo, y una vida sexual monógama en pareja requiere buscar cosas nuevas, pero con una misma persona. El porno, después de todo, “entrena” al espectador a esperar algo nuevo siempre.

2. Según la encuesta, una de cada cinco personas que consume pornografía regularmente admitieron sentirse controladas por sus impulsos sexuales.

3. 12% de los encuestados afirmaron ver una cantidad aproximada de 5 horas de pornografía en Internet cada semana. 59% reportó ver entre 4 a 15 horas de pornografía a la semana. Si te acercas a estas últimas cifras, deberías preocuparte.

4. 50% de los encuestados nunca han tenido sexo en su vida, limitando sus experiencias de intimidad al consumo digital. Solo debemos decirte que si te sientes identificado deberías buscar ayuda profesional.

5. 53% de los encuestados afirmaron que sus hábitos de consumir porno comenzaron entre los 12 y los 14 años. Un 16% afirmó hacerlo incluso antes de los 12 años, lo que parece indicar que, con el acceso a internet desde temprana edad, el consumo de pornografía se va adelantando a la preadolescencia o la última etapa de la niñez. Los investigadores deberán comprobar qué efectos puede traer esto en una persona adulta (tener 22 años y haber pasado los últimos 10-12 años consumiendo pornografía regularmente).  

6. 64% de los encuestados revelaron que sus gustos en la pornografía cada vez se vuelven más extremos o “desviados” hacia fetiches o experiencias poco convencionales. Lo que parece indicar un efecto importante  sobre el comportamiento y el deseo sexual a largo plazo.

7. Dentro de los encuestados que contaban con edades entre los 27 y los 31 años, 19% admitió haber sufrido de eyaculación precoz, 25% manifestó desinterés en mantener relaciones sexuales con su pareja, 31% admitió tener dificultades para llegar al orgasmo y 34% admitió haber padecido disfunción eréctil en algunas oportunidades.  

8. Luego de cumplir un lapso considerable sin consumir pornografía para masturbarse, 60% de los encuestados manifestó una mejoría significativa en su vida sexual.

9. 67% de los encuestados ha afirmado sentir un incremento en sus niveles de energía y productividad.

 

De nuevo, estos datos no representan una evidencia científica, pero muestran una tendencia sobre los impactos negativos que puede traer el consumo excesivo de pornografía en nuestras vidas. Sería, tal vez, un buen momento para darle un descanso a tu laptop y tener contacto con una mujer real en una cita.

 

Artículo original: 10 Reasons Why You Should Quit Watching Porn, de GQ.com

 

Etiquetas:

Comentarios