Abdominales

Escrito por Un Tipo Serio el 7 de mayo de 2016

Puse en Google las palabras “Músculos Abdominales” y me puse a leer. Entre las cosas que encontré está esta: “El abdomen, panza o vientre es una cavidad del cuerpo humano situado entre la cara inferior del tórax y la cara superior de la pelvis y extremidades inferiores, en mamíferos, separada de la caja torácica por el diafragma”

Esta definición me gustó enormemente porque dice que al abdomen se le dice panza también, es decir, los que tienen abdominales marcados lo que tienen es una panza musculosa.

En mi pequeña investigación, encontré que los músculos que conforman el abdomen tienen estas dos utilidades anatómicas básicas: Sirven para pararse de la cama y para pujar.

Me puse entonces a pensar en el hombre de las Cavernas y de cómo funcionaría su cuerpo a la hora de cazar un mamut:

Primero que nada, para poder cargar las pesadas lanzas el hombre necesitaba de brazos y manos fuertes.  Luego, el cavernícola utilizaba sus fuertes piernas para salir corriendo como un energúmeno por la selva detrás del pobre animal. Cuando lograba arrinconar al Mamut, el hombre de las cuevas se valía de hombros potentes para lanzar su arma lejos y con fuerza.  Cuando ya el antecesor de los elefanticos yacía muerto, el cazador lo cortaba y desmembraba con sus ágiles manos prensiles dotadas de dedos pulgares opuestos.  Para alzar la pata de su presa, el neandertal empleaba los músculos de su espalda.

De regreso a su cueva, nuestro antepasado le daba el producto de la caza a la mujer para que ésta preparara el almuerzo y se iba a descansar tomando una merecida siesta.  Al rato, la mujer lo llamaba para ir a comer y él se levantaba.

En ese momento el hombre de las caverna le daba el primer uso a los músculos de su abdomen:  Levantarse para ir a comer.  El segundo uso venía más tardecito una vez hecha la digestión; en algún lugar apartado de la cueva (o afuerita de la misma) cuando el neandertal tenía que agacharse a pujar un rato para dejar salir lo que se comió en el almuerzo, y seguramente pujaba bastante por aquello de que la carne es baja en fibra.

Cuando reflexioné sobre la utilidad de nuestros músculos, me llegó la siguiente interrogante: ¿por qué los abdominales ahora están de moda?  ¿Qué hace que la gente pase horas en un gimnasio ejercitando un músculo tan inútil?

Con esa idea en la cabeza, fui a un gimnasio en las Mercedes y me topé con un grupo de entusiastas sifrinas en licras, a las cuales les comenté que en mi opinión, los abdominales eran los músculos más inútiles del cuerpo.  ¡Casi me linchan!  Recuerdo que mientras corría para evitar sus golpes, entre sus gritos e insultos pude escuchar:  ¡Estúpido, ignorante, no ves que los abdominales son necesarios para hacer Pilates, Yoga y TRX!

Luego en mi casa, y bajo la seguridad del chat del Facebook, entre varias personas hice un pequeño survey, para saber la opinión que tiene la gente sobre los abdominales y el resultado general es que la gente piensa que los abdominables marcados son sexys.

Mi problema está en que yo puedo coincidir con eso de que los condenados ABS son sexys, ¡pero es que los Ferrari también son sexy no friegue! Y la verdad es que no sé que pueda ser más difícil, comprar un Ferrari o marcar los abdominales.

Decidí desistir del tema y no mortificarme más por semejantes porquerías.  Así que me dispuse a relajarme leyendo la prensa y pude ver una foto de Diosa Canales con su novio que tiene abdominales hasta en los dientes… de inmediato miré detenidamente mi lipa, la acaricié con ternura y luego de un breve suspiro le susurré:  ¡Nunca me dejes!

Etiquetas:

Comentarios