Cómo sobrevivir a una economía inflacionaria

Escrito por Un Tipo Serio el 17 de junio de 2016

La “inflación” es el aumento generalizado y sostenido de los precios del mercado en el transcurso de un período de tiempo, generalmente un año. Cuando el nivel general de precios sube, cada unidad de moneda alcanza para comprar menos bienes y servicios. Es decir, que la inflación refleja la disminución del poder adquisitivo de la moneda.

Entre las corrientes económicas, existe generalmente consenso en que las tasas de inflación muy elevadas y la “hiperinflación” son causadas por un crecimiento excesivo de la oferta de dinero (liquidez monetaria). Las opiniones sobre los factores que determinan tasas bajas a moderadas de inflación son más variadas. La inflación baja o moderada puede atribuirse a las fluctuaciones de la demanda de bienes y servicios, o a cambios en los costos y suministros disponibles, tanto así como al crecimiento de la oferta monetaria.

Sin embargo, existe consenso en que un largo período de inflación sostenida, es causado cuando la emisión de dinero (papel moneda) crece a mayor velocidad que la tasa de crecimiento económico. Como ha sido en el caso de Venezuela.

Venezuela tiene, según información del Banco Central de Venezuela, una tasa de inflación anual del 56%, siendo esta la más alta de Latinoamérica. Ya hemos mencionado como se originó esta situación y el día de hoy, traemos unos tips de cómo sobrevivir a ella:

1.- Invierte en bienes cuyo valor se “incremente” con el paso del tiempo: Como es el caso de los automóviles y los inmuebles. Esta se convierte en una manera efectiva de “ahorrar” para el ciudadano. Aunque, en teoría, estos bienes no “aumentan” de valor sino simplemente la moneda pierde el suyo, creando una subida de precios ficticia en el mercado que crea la ilusión de aumento de precios.
Lo ideal sería ahorrar en una moneda que no se devalúe, como lo es el dólar pero el control de cambio en Venezuela restringe el libre acceso a las divisas, por lo que el único mecanismo legal para obtenerlas es a través de la compra de bonos que emiten tanto el Gobierno como PDVSA.

2.- No guardes tú dinero en el banco, utiliza la inflación a tu favor: En un país donde la inflación es más alta que las tasas de intereses bancarias, vale la pena pedir un crédito, pues, en teoría, esa deuda se hará más “pequeña” mientras pasa el tiempo. Utiliza ese dinero que te da el banco para adquirir un bien que no pierda su valor y, en el peor de los casos, puedes llegar a vender ese producto más caro luego.

3.- Reduce tus gastos y marca prioridades: Empezar a reducir el consumo de luz, agua y otros servicios públicos, como también recortar las salidas al cine o a restaurantes, ayudarán a conservar tu bolsillo. Gasta tu dinero en cosas que de verdad necesites, en esta economía no hay tanto espacio para los caprichos.

 

Etiquetas:

Comentarios