Cómo tratar la tensión político-social con nuestros hijos

Escrito por @AlvaroRPK el 20 de Marzo de 2014

Oscar Misle Terrero, es educador, conferencista, comunicador social y psicoterapeuta, con más de 30 años dedicado al estudio y promoción de temas relacionados a la niñez y adolescencia. Junto a Fernando Pereira co-escribió el best seller en Venezuela: “No me hace caso, ¿qué hago? Herramientas para la crianza de nuestros niños y niñas”, así como una docena de publicaciones a partir de sus investigaciones y experiencias en comunidades educativas a lo largo y ancho del país.

Para responder las preguntas de algunos padres, Oscar se tomó unos minutos con nosotros y nos ofrece la siguientes recomendaciones. Para más información, puedes seguirlo en Twitter como @OscarMisle

 

1. En la situación que vivimos actualmente en Venezuela, ¿lo ideal es mantener a los niños y niñas en una burbuja de desinformación, o explicarles claramente lo que está sucediendo?

Es importante evitar caer en los extremos. Uno, colocarlos en una burbuja, haciéndoles ver que no está pasando nada. El otro, saturarlos de información hasta intoxicarlos emocionalmente. Lo ideal es administrar la información, tomando en consideración la edad y momento de desarrollo.

Si no hablamos con nuestros niños y niñas de política, otros lo harán por nosotros. Se pueden convertir en víctimas de manipulaciones, especialmente en los centros educativos cuando los docentes utilizan el aula para hacer proselitismo político.
Cuando lleguen a la adolescencia esos espacios vacíos, por desinformación, los hace especialmente vulnerables a propuestas ideológicas que se valen de pretextos como el amor, la justicia, la igualdad para atraer su atención e interés. Puede que sean seducidos por propuestas que validan y utilizan la violencia como medio para alcanzar los valores que sustentan los discursos.

2. ¿Lo aconsejable es enviar a los niños y niñas al colegio, o no?

Lo ideal es que puedan retomar lo antes posible las actividades escolares. Es el espacio que puede mantener las rutinas que posibilitan concentrar la atención en actividades académicas, deportivas de intercambio para expresar lo que piensan y sienten sobre lo que genera conflictos. Es más puede la escuela convertirse en un espacio educable para que la situación de crisis posibilite formarnos sobre la democracia, la participación, el respeto a diversidad, las protestas, pacíficas y sin armas, los derechos y responsabilidades ciudadanas.

3. ¿Cómo manejar con ellos y ellas las situaciones de tensión y estrés, especialmente en las zonas donde se realizan las protestas y ocurre la represión?

Es un trabajo que debe empezar por nosotros. No es fácil abordar las situaciones de ansiedad, estrés, angustia en la familia. Especialmente cuando sentimos que fácilmente perdemos el control, paciencia y la violencia intrafamiliar se hace presente. Solicitar apoyo profesional es importante.

Establecer momentos de encuentro para intercambiar con los niños y niñas, preguntarles cómo se siente para indagar qué interpretan de lo que está pasando. Suele pasar que están más informados de lo que imaginamos y no lo comunican porque no le dedicamos tiempo para intercambiar. Con los más pequeños se pueden utilizar dibujos, títeres, cuentos, fábulas, para que expresen sus emociones. Lo ideal es mantener los horarios de las comidas, la hora de ir a la cama, para no llevar el caos que se vive afuera a la casa.

4. ¿Los padres deben permitir que sus hijos e hijas adolescentes, participen en las manifestaciones y protestas?

Las familias tienen el deber de proteger a sus hijos e hijas y les toca decidir si es conveniente o no llevarlos a las protestas y manifestaciones, especialmente en contextos en los cuales la violencia se puede presentar en el momento que menos esperamos. El adulto por su misma condición, cuenta con más recursos para auto protegerse en caso de surja un incidente. Los niños y niñas son más vulnerables y con mayores dificultades a la hora de correr, esconderse o resguardarse.

5. ¿Puedes sugerirnos algunas ideas, para tratar la conflictividad político social en casa, sin generar angustia o estrés en niños, niñas y adolescentes?

Nuestros niños no son espectadores pasivos de este acontecer. En la práctica perciben como la política es una realidad que involucra la totalidad del país. Todas las circunstancias o decisiones importantes, pasan por una decisión política. Manifestar, marchar, participar, asociarse…son expresiones políticas. Son parte de la democracia. Inclusive no participar, no opinar también son posiciones políticas.
Un trabajo que debe empezar por nosotros. En el discurso exigimos tolerancia y respeto, pero seguimos siendo intolerantes; diálogo, y solo queremos escuchar lo que nos conviene e interesa; fe, y no creemos en lo que los demás dicen y hacen; perdón, y fomentamos resentimiento y odio. Con nuestro ejemplo aprenden a ser incoherentes, incongruentes e inconstantes.

Toca a cada uno de nosotros tomar la decisión sobre lo que debemos hacer en nuestros espacios para que nuestros niños, niñas y adolescentes cuenten con herramientas para enfrentar la crisis que se vive en el país. A los valores hay que darle contenido. Es importante preguntarles qué significa respeto, tolerancia, honestidad. Si partimos de ejemplos, relatos, testimonios, mucho mejor.

Valorar sus comentarios y opiniones, aunque sus relatos, aparentemente sean una repetición de información que han recibido a través de los diferentes agentes de socialización, es importante partir de lo que captan propiciando espacios para la orientación a través el intercambio para hacer de la crisis un momento educable.
Hay que estar atentos al entorno. La manipulación está permanentemente al acecho. Si se realiza con y entre las personas adultas, también se hace con los niños y niñas. Allí es donde hay que poner la lupa e insistir que la participación sea genuina y en condiciones que no pongan en riesgo su integridad.
.

Etiquetas:

Alvaro Pérez-Kattar

Comunicador venezolano. Socio-Fundador de UnTipoSerio®. En radio: #APKPresenta. Vivo en una isla y en un avión. Más en alvaroperezkattar.com. #AquiNoSeHablaMalDeVenezuela

Twitter: @AlvaroRPK

Comentarios