Cosas que no sabes pero deberías saber

Escrito por @ninarancel el 31 de Julio de 2016

1. Si hay más de dos mujeres, están hablando, van a hablar o ya hablaron de hombres. Me da full pena reconocerlo, pero es un tema inevitable. Ojalá habláramos tanto de nosotras, de nuestras metas, de nuestros proyectos, de nuestros trabajos como hablamos de ustedes.

 

2.  No sé quién te dijo que sí, pero ninguna mujer tiene derecho a revisarte el celular ni tú tienes el derecho de revisar el de ella. Ponte un par de cojones y dile que no, si ella quiere desconfiar es su problema.

 

3. La primera vez que la invitas a salir, pagas tú. Recuerda que a nadie nunca lo han besado por pagar la mitad de la cuenta.  No seas pichirre, de pana.

 

4.  El vestido que tengo puesto y que me queda bello y que a ti te encanta, ¿sabes? Bueno, lo uso con Panty Miranda porque no me da tiempo de matarme en el gimnasio.

 

5.  Tu mamá no me cae bien, pero le sonrío y le jalo burda de b…mecate. ¿Qué, que mis amigos no te caen bien? Sorry, no te escuché por el ruido que hicieron las birras cuando se las abriste y se las fuiste a llevar.

 

6. Pienso en sexo mucho más que tú.

 

7. En serio.

 

8. Nos da miedo lidiar con el rechazo y por eso no somos frontales. Si tú respondes positivamente a las cosas que yo te digo poco a poco, en un par de semanas voy a ser tu mejor cheerleader.

 

9.  Somos aspiracionales. Los músicos levantan más que tú porque tienen cosas que tú no tienes: talento. O bueno, por lo menos los músicos de verdad tienen talento. Para quererte necesito admirarte. Necesito que sepas hacer algo que yo no sé, que puedas abrir el pote de mayonesa, que seas bueno en matemática o que montes patineta. Da lo mismo, pero por algo te tengo que admirar.

 

10. Yo tampoco me soporto los días antes de que me venga.

 

11. No sé cómo decirte que estás buenmozo o lindo. Buenmozo suena a palabra de abuelita y lindo suena súper cursi. Entonces ¿cómo te digo que te ves bien? Ver punto 8.

 

12. Cada vez que te tardas cinco segundos en responder por WhatsApp, que ya sé que viste,  todas mis inseguridades salen disparadas a atormentarme. Ya no quiere seguir saliendo conmigo, se ladilló, auxilio quiero llorar, cómomehaceesto, pensé que todo iba bien… Si estás ocupado, dímelo y haz que yo pare de sufrir. “Ocupado un beso, te escribo después” a ¿ves? No es tan difícil.

 

13. En el baño de mujeres no pasa nada interesante. Vamos a hablar de ustedes y ya y a ponernos más maquillaje como si ustedes se dieran cuenta de la diferencia entre con brillo y sin brillo.

 

14. En las carteras no hay nada peligroso, ni la media que se te perdió en 1996, ni una extensión del Triángulo de Las Bermudas que te vaya a chupar y desaparecer para siempre… ¡En serio! Pero igual muy educadito que no metes la mano, aplausos para tu mamá.

 

15.  A veces, cuando estoy cuadrándote a mi amiga, te estoy cayendo. Esa estrategia es una manera de acercarme (aunque probablemente me vaya a salir el tiro por la culata) ya que a estas alturas del siglo XXI una no puede agarrar y caerle a un tipo… ¡Imagínate tú!

 

Etiquetas:

Nina Rancel

Prefiere escribir que hablar y prefiere relaciones cortas pero condensadas, porque siempre le terminan y no le queda otro remedio. Trata de no enrollarse, pero es actriz. @ninarancel / www.ninarancel.blogspot.com

Twitter: @ninarancel

Comentarios