El laberinto de Tito

Escrito por @Allan_Ha el 22 de julio de 2013

Seguramente para Tito Vilanova ser entrenador del FC Barcelona era la culminación de un sueño profesional, como lo sería para un astronauta pisar la luna o para un chef dirigir un restaurante con una Estrella Michelin.

Pero, lamentablemente, una enfermedad se le ha atravesado en su camino para poder vivir plenamente este sueño. La primera vez cuando aún era asistente de Pep Guardiola, la segunda en medio de su única temporada como entrenador principal del equipo y ahora, una tercera, que lo obliga a decir “basta”.

Para Tito este viaje en el banquillo del Camp Nou, que inició al lado de Pep, lo ha dejado con profundas heridas. Una de ellas, quizás la más dolorosa, la pérdida del amigo con el que creó uno de los equipos más impresionantes jamás vistos en la historia del fútbol.

Para el técnico abandonar el banquillo del Barcelona fue una decisión en la que únicamente la “incompatibilidad del tratamiento” con su cargo, como explicó el presidente de la institución Sandro Rosell, fue lo que logró hacerlo claudicar, en el que seguramente era el reto más excitante de su vida, en el plano laboral obviamente.

Usando un lugar común, Tito jugará ahora “el partido de su vida”, su disposición para luchar está fuera de dudas y alguien que conoce la batalla que tendrá que librar le dejó un mensaje de apoyo: “Animo Tito. Eres grande. Siempre a tu lado. Un abrazo enorme”. Ese alguien es Eric Abidal.

 

#AnimsTito

 

Etiquetas:

Allan Hrastoviak

Periodista deportivo. Caraqueño y caraquista, adicto confeso al twitter, el FIFA y la Coca Cola.

Twitter: @Allan_Ha

Comentarios