La resiliencia. Venciendo las adversidades.

Escrito por @elevatupasion el 29 de abril de 2015

En el campo de la psicología, la resiliencia trata de la capacidad que tenemos los seres humanos para enfrentar las adversidades, los problemas o situaciones de crisis, superarlos y salir posteriormente fortalecidos. En la historia de la humanidad son muchos los casos de personas que se han enfrentado a situaciones muy duras: guerras, atentados, enfermedades, discapacidades físicas, accidentes, etc., y pese a ello han logrado trascender, levantarse, sobrevivir, salir de esas experiencias límites para convertirse en líderes y ejemplos para los otros. ¿Cómo lo han logrado?, ¿Están dotados de unas cualidades excepcionales que no tenemos todos los seres humanos?, ¿Es la resiliencia una condición innata o aprendida?

Víctor Frankl, psiquiatra austríaco que padeció los horrores del holocausto nazi durante la Segunda Guerra Mundial, y que sobrevivió a ellos, es uno de los testimonios más representativos de la resiliencia. Entre sus múltiples obras escribió “El hombre en busca de sentido”, texto que nos invita a conocer la más cruda realidad vivida y los pensamientos que acompañaron al autor en el transcurso de esos años, los cuales le permitieron seguir adelante pese a las vicisitudes más dantescas. Víctor Frankl concluye que aquellos que lograron sobrevivir en los campos de concentración tenían un por qué para vivir, esa razón, pese a la adversidad les permitía resistir. Observó que las personas que tenían aspiraciones de ver a sus seres queridos, que poseían proyectos inconclusos o que sentían fe, tenían mejores oportunidades que los que habían perdido las esperanzas. Tal fundamento permitió a Víctor Frankl estructurar la corriente de la psicoterapia denominada logoterapia, la cual se centra en el significado de la existencia humana, así como en la búsqueda de ese sentido por parte del hombre.

Definitivamente, todos los seres humanos en mayor o menor medida enfrentamos pérdidas, fracasos, traiciones y traumas. Circunstancias que en determinados momentos nos llevan a vivir crisis que no sabemos cómo manejar y que muchas veces nos afectan durante años, sin reconocer posibilidades de transformación. Aprender a ser resilientes y superar los obstáculos lleva tiempo y una profunda introspección. Asumir la realidad, aceptarla, extraer las lecciones de lo vivido y salir fortalecido, es un proceso necesario que los seres humanos debemos aprender, pues todos enfrentamos problemas y conflictos, al ser una parte consustancial de la vida. Aunque algunas personas parecieran tener mayor capacidad innata para sobrellevar las tensiones, lo cierto es que todos podemos incorporar nuevas maneras de resistir o superar las contingencias. Algunas de las siguientes herramientas pueden ayudarnos a ser más resilientes:

  1. Encontrar el propósito de la vida: cada ser humano debe hallar el sentido de su vida, ese fin supremo que pese a todo le permita mantener la ilusión, la esperanza por continuar en este mundo terrenal. ¿Cuál es ese proyecto personal que te incita a levantarte cada mañana?, ¿Qué personas, afectos o planes te motivan a seguir adelante?
  2. Aprender a fluir y a soltar: es necesario desarrollar la capacidad para fluir con lo que suceda. Una persona controladora sufre mucho pues no puede influir con exactitud en todo lo que vendrá. Haz tu parte y deja que los ritmos naturales de la vida se expresen.
  3. Desarrollar una actitud optimista frente a la vida.
  4. Reajustar los resultados: es necesario encontrar los aprendizajes que hay detrás de cada resultado. Aun aquellos que pueden parecer en principio fracasos o eventos indeseados pueden en el futuro constituirse en aprendizajes para evolucionar.
  5. Reducir las expectativas: evitamos frustraciones innecesarias cuando transitamos sin expectativas elevadas de los demás y de nosotros mismos.
  6. Anclar el presente con gratitud: agradecer lo que la vida nos obsequia a cada paso y vivir el momento existente.

Finalmente, cuando vivamos situaciones de crisis volvamos a nosotros hallando la fuerza interior y hagamos las preguntas que nos conectarán con nuestra capacidad de resiliencia: ¿Qué espera de mi la vida? y ¿Cuál es el propósito de mis días? Seguramente, encontraremos motivos que trascenderán y que nos inducirán a desafiar con acciones los retos que la vida nos plantea. Víctor Frankl decía: “no basta con preguntarse por el sentido de la vida sino que hay que responder a él respondiendo ante la vida misma”.

Recuerda que “Elevando tu pasión inspirarás al mundo”.

Brirkellia Álvarez

Life coach y comunicadora. Construyendo un “Plan B” con pasión e inspiración.

Twitter: @elevatupasion

Comentarios