¿Nos interesa más comer y dormir que el sexo? Al parecer… sí

Escrito por Un Tipo Serio el 13 de diciembre de 2016

Pareciera una afirmación cotidiana: los hombres pensamos en sexo siempre, todos los días, a cada hora. De hecho, algunos afirmaban que lo hacíamos cada 7 segundos. Pues, se equivocaron: la comida y el sueño ocupan un lugar más importante en nuestra lista de “prioridades pensativas”.

Así lo demostró una investigación de la Universidad de Ohio en los Estados Unidos realizado por la profesora Terri Fisher. El mismo consistió en pedirle a un grupo -compuesto por  163 hombres y 163 mujeres- que marcaran una hoja especial cada vez que pensaran en sexo, comida o en dormir.

Los resultados arrojaron cifras muy variadas, desde algunos hombres que solo tenían un pensamiento sexual al día, hasta otro que registró 388 en menos de 24 horas. No obstante, en promedio, los hombres pensaron igualmente en comer y dormir, y estas actividades superaron al sexo en las respuestas de la encuesta.

Y en vez del mito de los 7 segundos, se llegó a la conclusión de que, en general, los hombres pensamos en sexo una vez cada hora.

Y, en general, todos los representantes del sexo masculino pensaron en las tres actividades más veces que las mujeres participantes.

La psicóloga Jo Hemmings explica las razones por las cuales nos preocupamos más por nuestro estómago y nuestro descanso que por nuestra satisfacción sexual: “Los hombres tiene más mecanismos que disparan pensamientos de comida, lo que ven o huelen durante el día se asocia a la ingesta en su mente y, como estos disparadores son más comunes que los que incitan a pensar en sexo, esos deseos dominaron la encuesta.”

Pero, en general, la psicóloga explica que nuestros cerebros están “programados” para pensar más veces en estas necesidades básicas (comida, descanso y sexo/reproducción) más que las mujeres.

Así que, la próxima vez que tu novia/esposa o amiga te juzgue porque solo piensas en sexo, respóndele que no es cierto… dormir y comer abarcan la gran parte de nuestros pensamientos (y si hacemos las tres cosas con ellas, ¡pues mejor aún!).

 

Con información de MenshealthLatam.com

 

Etiquetas:

Comentarios