Qué celebran algunos -y rechazan otros- el 27 de Febrero

Escrito por Un Tipo Serio el 27 de Febrero de 2014

caracazo1

¿Qué fue lo que pasó?

Comencemos por el nombre: El Caracazo (que recuerda otro hecho violento ocurrido en Colombia el 9 de abril de 1948; el Bogotazo) una de las movilizaciones sociales más importantes de Latinoamérica en la historia contemporánea que inició el 27 de febrero y culminó el 8 de marzo de 1989. Su nombre indica el lugar: Caracas, Venezuela. El presidente era Carlos Andrés Pérez. Pero la ola de fuertes protestas y disturbios no inició, en realidad, en Carcas, sino en Guarenas, una pequeña ciudad ubicada a 15 km de la capital.

Su consecuencia más trágica fue una masacre, que tuvo lugar el día 28 de febrero cuando fuerzas de seguridad de la Policía Metropolitana (PM), Fuerzas Armadas del Ejército y de la Guardia Nacional (GN) salieron a las calles a controlar la situación. Aunque las cifras oficiales reportan 300 muertos y más de un millar de heridos, algunos reportes extraoficiales hablan de 3500 personas fallecidas.

Los disturbios fueron caracterizados por una serie de saqueos en zonas populares de la ciudad como Catia, El valle, Coche y Antímano, y lo que comenzó como una protesta por el aumento del pasaje del transporte público, tras un fuerte descontento por una serie de medidas económica que había tomado el gobierno, terminó convirtiéndose en un enfrentamiento sumamente violento. La ola de disturbios se extendería hacia otras ciudades como Maracay, Valencia, Barquisimeto y Mérida.

Se declaró un toque de queda, se suspendieron las garantías constitucionales y las principales ciudades fueron militarizadas. En Caracas se activó el “Plan Ávila”, el cual confería al Ejército la custodia del territorio, habilitándolos para el uso de armas de guerra al momento de contener las manifestaciones.

 

Tragedia

Caracazo-2

La posterior aparición de fosas comunes como La Peste, en el Cementerio General del Sur, donde aparecieron otros 68 cuerpos sin identificar, le quitó toda legitimidad al número oficial de fallecidos. El portal del Comité de Familiares de las Víctimas (Cofavic) de El Caracazo subraya: “Nunca pudo conocerse la cifra exacta de civiles muertos en estos sucesos. De hecho, se habla de entre 2 mil y 3 mil personas asesinadas.

En el libro Desaparición Forzada, sus autores, Yahvé Álvarez y Oscar Battaglini, señalan que las acciones por parte del gobierno de Carlos Andrés Pérez el 27 de febrero alcanzan proporciones que las acercan al más brutal genocidio de la historia venezolana. Un fallo de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, 10 años después de la masacre al pueblo venezolano, ordenó al Estado venezolano indemnizar a los familiares de 45 personas asesinadas durante la revuelta social, todas representadas por Cofavic.

El Gobierno del presidente Hugo Chávez reconoció la responsabilidad del Estado venezolano en el año 2006. A través del  Ministerio de Interior y Justicia anunció mecanismos para indemnizar también a las víctimas que no tuvieron acceso a la Corte Interamericana.

 

¿Celebración?

Caracazo-3

El presidente de la República, Nicolás Maduro, decretó el próximo 27 y 28 de febrero de 2014 como días no laborables, con motivo de los 25 años del Caracazo. Para el mandatario, estos “son días de memoria, de reflexión de combate (…) Así que decretados no laborables para que todos los trabajadores se puedan incorporar al combate”.

La principal asociación de empleadores venezolana, Fedecámaras, rechazó esta decisión del Gobierno alegando que 6 días de asueto consecutivos no ayudan a solventar los problemas de desabastecimiento que vive el país.

“Un país no sale adelante con días festivos, sino trabajado, trabajando y trabajando más. Las decisiones que toma el Gobierno en materia de orden político van en contra de las soluciones al desabastecimiento de los venezolanos”, declaró el vicepresidente del gremio empresarial, Carlos Larrazábal.

Pero más allá de los costos productivos que puede traer para el país, hasta ahora El Caracazo es un suceso que se conmemora, no que se celebra, pues como se mencionó antes se trató quizás del peor genocidio en la historia democrática venezolana. El gobierno de Hugo Chávez siempre lo recordó como un hecho de sublevación social que demostró el descontento social hacia las políticas neoliberales que acrecentaban la desigualdad.  Esta decisión del Presidente Maduro responde, precisamente, a una posición de reconocimiento al proletariado y a los sectores desposeídos que se rebelaron contra un sistema opresor.

Lo curioso es que esto ocurra en medio de una serie de protestas donde los manifestantes le reclaman al gobierno su ineficiencia para manejar los principales problemas económicos y sociales del país, siendo en varias oportunidades disueltas por la Guardia Nacional Bolivariana y otros órganos de seguridad del Estado. Nuevos casos de abuso, torturas y violación a los Derechos Humanos son recibidos cada día por el Foro Penal Venezolano.

 

Comentarios