¿Qué hacer con las utilidades?

Escrito por Un Tipo Serio el 11 de diciembre de 2012

El 24 de diciembre y fin de año están a la vuelta de la esquina. Sin embargo, todavía puede haber muchas personas que no han decidido qué hacer con las utilidades, bonos y el dinero extra que suele entrar a finales de año. Apartando los típicos gastos de la temporada, es importante ser bien serios en el destino que le demos a estos ingresos, más en tiempos de crisis mundial y con una devaluación anunciada de la moneda para el año 2013.

Toma nota y sigue estos pasos (y si ya es muy tarde para ti y te lo gastaste todo de manera impulsiva, tenlos en cuenta para el próximo año):

 

Primero y principal: paga las deudas pendientes

Si tienes deudas, no lo pienses dos veces: págalas. Y si son varias, comienza por la que cobra los intereses más altos. No hay nada mejor que comenzar un nuevo año sin deberle nada a nadie, con las cuentas en positivo. Esto incluye préstamos bancarios, tarjetas de créditos, y todo tipo de cuenta por pagar que te genere intereses (o simplemente la angustia y estrés) .

Si te cuesta librarte de las deudas, entonces este artículo te interesa >>

 

Invierte en activos

Una buena opción para hacerle frente a una próxima devaluación es invertir en activos. Puedes, por ejemplo, comprar un inmueble, un vehículo, algún artefacto de línea blanca o marrón, equipos de tecnología. En estos casos,  rige una premisa: “mejor antes que después”, ya que al pasar los meses, todo irá aumentando de precio.

Por lo tanto, la compra de un activo representa una protección contra la inflación: el dinero se devalúa, pero un activo se puede revalorizar.

 

Completa una inicial

Si bien no es posible que te puedas comprar un carro y, mucho menos, una casa con el dinero que recibes en las utilidades, si podrías completar una inicial.

Si tienes acceso a una tasa de interés preferencial para comprar una vivienda principal es recomendable, sin lugar a dudas, aprovechar este beneficio (teniendo  la capacidad de pago, claro está).

 

No es “comprar por comprar”

No malinterpretes el mensaje. No adquiera cosas que no necesitas simplemente porque tienes que “gastar las utilidades en lo que sea”. Las compras que te estamos recomendando son en el caso de que tengas una determinada necesidad que cubrir. Si no es el caso, y si tampoco tienes deudas pendientes, entonces ahorra.

¿Cómo hacerlo, teniendo en cuenta la devaluación? La opción de guardar tu dinero extra en una caja debajo de tu cama está más que descartada. Lo que los expertos en temas financieros recomiendan es buscar inversiones seguras, rentables y con la liquidez adecuada a tus necesidades.

 

Remodela tu casa

También puedes remodelar tu casa, es una opción que revaloriza tu inmueble. Se puede tratar de algo tan sencillo como pintar las paredes, y también algo de mayor magnitud como remodelar la cocina, los baños o montar una nueva biblioteca.

Renovar baños y cocinas amerita un presupuesto especial, requiere, por lo tanto, una inversión. Por eso las utilidades caen como anillo al dedo para este tipo de gastos. Eso sí, si piensas irte por esta opción, debes ser cuidadoso con los materiales que selecciones. Lo más importante es que sean duraderos. Es la manera adecuada de que el gasto se convierta en una inversión.

 

Invierte en formación y educación

Otra forma útil para hacer de tus utilidades una buena inversión es destinarlas al financiamiento de estudios de educación superior o de un idioma extranjero dentro o fuera del país, para ti o para algún miembro de tu familia. No hay mucho que explicar aquí: una mejor formación se traduce en elevar tu nivel profesional y, por lo tanto, aumentar tus ingresos en el futuro.

 

Póliza de seguros

Invertir las utilidades en una póliza de seguros es una buena opción, ya sea un seguro para tu carro, de salud o para proteger tu casa u oficina. Si no quieres gastar todo tu dinero en un seguro, puedes hacerlo a través de un financiamiento..

Según los expertos, se debe asegurar la vivienda por dos posibles amenazas: daños climáticos o delincuencia, encontrándose usted con la desagradable sorpresa de tener la casa destruida y/o vacía.

 

Con información de Entorno inteligente y El Mundo: Economía y negocios

 

Comentarios