Rubber: Si los cauchos se cambiaran solos.

Escrito por Un Tipo Serio el 6 de Junio de 2012

Las comedias del siglo XXI cada vez tienen menos sentido y más Adam Sandler de lo que podemos soportar. Si realmente queremos impresionar con nuestro intelecto, debemos indagar un poco en las comedias bien escritas. En este caso, más que intelectuales, podemos pasar por locos, pero  la verdad es que al menos una que otra risa se te escapa.

La premisa de la película es sencilla, cuando fue anunciada en el 2010, Rubber prometía lo que entrega, 82 minutos de extrema e hilarante estupidez. ¿Un caucho que va por el desierto matando gente? Me tienes que estar jodiendo…

Un grupo de personas en California son reunidas para presenciar el estreno de una supuesta película en la que, según el sheriff del pueblo, pasan cosas “por ninguna razón”. Es entonces cuando los espectadores toman un par de binoculares y miran a lo lejos esperando la función.

Mientras tanto, en el desierto, “Robert” un neumático abandonado, cobra vida y se embarca en una matanza sangrienta usando sus poderes psíquicos. La audiencia observa, caen uno a uno según el orden de sus reacciones y la película se desarrolla llena de clichés y momentos genuinamente brillantes.

No hay que fumarse nada (aunque un par de birras no caen mal) Rubber es una pieza original cargada de sarcasmo e ironía. A pesar de que su recepción fue mucho mejor fuera de Cannes (en donde se estrenó) considero que es una comedia única, una joya en bruto y como verdadero #TipoSerio aprecio el guión de Quentin Dupieux.

Déjate de intensidades y dale chance a este film, si no te da risa, al menos hay mujeres con poca ropa, cabezas explotando y un puñado de vainas tan malas que son buenas.

Piénsenlo, si los cauchos de los carros venezolanos cobraran vida con tendencias homicidas, quedaran menos motorizados en las calles.

Etiquetas:

Comentarios